Pérdida de peso: Sobrepeso/Obesidad

El sobrepeso y la obesidad son alteraciones caracterizadas por una acumulación excesiva de masa grasa en nuestro organismo. Una definición más reciente del Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos sostiene que la obesidad es la excesiva acumulación de energía en forma de grasa. En función de sus causas, se definen dos tipos de obesidad:

Primaria. Se debe a un desequilibrio entre el aporte y el gasto energético. Este tipo asciende a más del 90% de los casos. Puede deberse tanto a una sobrealimentación como a una disminución de la actividad física.

­ Secundaria. Este tipo de obesidad es consecuencia de patologías como el hipotiroidismo, traumatismos cerebrales, o tratamientos con corticoides.

Según la localización del exceso de grasa en el cuerpo, la obesidad se puede clasificar de la siguiente manera:

­ Obesidad ginoide o gluteofemoral. Da lugar a la denominada figura en forma de pera, se distingue por la localización del exceso de grasa en la zona de los glúteos y muslos. Esta acumulación es de origen hiperplásico y se caracteriza por un aumento del número de adipocitos. Estas células son poco sensibles a la lipolisis, originando mayor complicación a la hora de reducir la grasa. Se piensa que el acúmulo de grasa en estas zonas pueden ser reservas de energía para apoyar posibles demandas en caso de embarazo y lactancia. Esta obesidad se relaciona con problemas venosos en extremidades inferiores.

­ Obesidad androide, central o abdominal. Da lugar a la denominada figura en forma de manzana, el exceso de grasa se localiza alrededor de la cintura y el abdomen alto. Etiología de origen hipertrófica y visceral, se puede decir que existe un aumento del tamaño de los adipocitos alrededor de las vísceras. Esta grasa es sensible a la lipolisis inducida por las catecolaminas, caracterizándose por una rápida movilización de los ácidos grasos libres. Esta obesidad se relaciona con hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus no dependiente de insulina.

­ Obesidad de distribución homogénea. Se caracteriza por la distribución homogénea de la grasa por todo el cuerpo.

Los patrones regionales de deposito de grasa en estos tipos de obesidad responden a un patrón genético y difieren entre hombres y mujeres. Básicamente, la obesidad es consecuencia del desequilibrio crónico entre el ingreso de nutrientes y el consumo de energía.

En España, la prevalencia global de la obesidad es del 12,9% (11,2% en varones frente a un 14,2% en mujeres).

Podríamos definir peso ideal como aquel que estadísticamente proporciona una esperanza de vida más larga. El peso deseable dependerá de cada paciente y también de factores sociales, estéticos y psicológicos.

 

 Importancia de una alimentación equilibrada

Una correcta alimentación viene dada por las calorías que nuestro organismo necesita diariamente, pero asegura la ingesta de alimentos de calidad que nos proporcionen los nutrientes que nuestro organismo necesita para asegurar la base de nuestra salud.

Las recomendaciones de nutrientes (RDA) se definen como los niveles de ingesta de nutrientes considerados esenciales, según el criterio de los comités nacionales e internacionales que los establecen a partir de los comités científicos, y que cubren las necesidades conocidas de casi todas las personas sanas.

Las dietas equilibradas son aquellas en que la ingestión de alimentos se ajusta a las necesidades individuales de nutrientes: hidratos de carbono, proteínas, lípidos o grasas, minerales, vitaminas y agua.

Las recomendaciones dietéticas para los hidratos de carbono están entre el 50­-60% del valor calórico total, priorizando los hidratos de carbono complejos como los presentes en los cereales integrales, las legumbres, la verdura y la fruta entera.

Las recomendaciones dietéticas de proteínas en el adulto deben suponer entre un 10 y un 15% del valor calórico total.

Los lípidos deben aportar del orden al 30% del valor calórico total, aconsejando que la proporción de ácidos grasos sea entre un 7­-10% saturados (carne, leche), 10-­15% monoinsaturados (aceite de oliva) y 8-­10% poliinsaturados (aceite de pescado, girasol). 

­ El consumo de sal no debe ser superior a 6 g diarios, por lo que utilizar especias será una magnífica forma de dar sabor sin aumentar el consumo de sodio.

El aporte de fibra debe superar los 30 g diarios.

­ Beber al menos 2 litros de agua diaria será lo óptimo para mantener un buen estado de hidratación.

 

Dietoterapia

El exceso de alimentos ingeridos da lugar a un exceso de energía, que se almacena en forma de grasa. Por tanto, mejorar la dieta habitual del paciente constituye una herramienta importante en el tratamiento de la obesidad y lograr un balance calórico negativo. 

Requisitos de las dietas hipocalóricas

­ ¿Dietas sosas, o la típica que te sacan del cajón y te prohiben alimentos haciendo que la dejes a los 3 días...? NO.

Apetitosa. Realista. De fácil preparación. Adaptada al nivel económico. Debe ajustarse lo más posible a cada persona, siendo variada y componiéndose de aquellos alimentos que sean de agrado para paciente, porque la pérdida de peso y la introducción a unos buenos hábitos de alimentación no debe generar sufrimiento o estrés añadido

­ Nutricionalmente equilibrada. El aporte de hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales debe estar equilibrada desde el punto de vista nutricional.

­ Gran aporte de fibra. La incorporación de fibra a la dieta aumenta la sensación de saciedad, disminuye la absorción de grasas y carbohidratos, reduciendo la hiperinsulinemia y la constipación que suele empeorar en los tratamientos con las dietas hipocalóricas.

 

En Salux, tenemos en cuenta todas las peculiaridades de nuestros pacientes, realizando de manera personalizada cada menú, incidiendo siempre en la educación alimentaria y nutricional, pues tratamos de dar las herramientas necesarias para mejorar notablemente la calidad de vida desde el punto de vista físico y de diferentes patologías, pero también desde el punto de vista psicológico, no olvidemos la gran importancia de sentirse bien con uno mismo.