Toxina botulínica (botox)

La toxina botulínica, más conocida como “bótox” es un fármaco usado en medicina estética para eliminar las arrugas de expresión.

Se trata de un procedimiento muy seguro en el que un profesional de la medicina estética introduce el bótox mediante una punción subcutánea en la zona deseada, produciendo una parálisis parcial y controlada de ciertas regiones musculares muy concretas que son las responsables de las arrugas de expresión.

En contra de la creencia popular, el botox no rellena, no da volumen ni varía la forma natural de la cara. Su única misión es actuar sobre el músculo concreto sobre el que se aplica, pero en ningún caso tiene un efecto de relleno, y es ahí donde reside su verdadero potencial estético, ya que sin alterar las líneas naturales elimina las arrugas de expresión.