Rejuvenecimiento facial sin cirugía

El rejuvenecimiento facial no quirúrgico es un lifting sin cirugía que mejora la apariencia de arrugas y líneas finas, dotando a los pacientes de un aspecto más juvenil. Este tratamiento no requiere ni cirugía ni anestesia.

Uno de los procedimientos más utilizados en los últimos tiempos para devolver al rostro la frescura perdida con el paso del tiempo es el SOFT LIFT que permite una relajación muscular para tratar y atenuar las arrugas, redefinir los contornos del rostro en tiempo récord y de manera natural y una reposición de volumen en las áreas alteradas por el proceso de envejecimiento. Este procedimiento combina la toxina botulínica con sustancias de relleno absorbibles como el ácido hialurónico, siendo recomendable su aplicación un par de veces al año.

Otra de las técnicas en auge es el lifting con Ultherapy, un tratamiento basado en estimular con ultrasonidos la producción de nuevo colágeno y elastina en las capas profundas de la piel para mejorar las arrugas y líneas del escote, además de elevar la piel del cuello, entre otros.

Por último, el lifting con láser es un procedimiento en uso que sirve para eliminar porciones de piel capa por capa. Regenera las capas superficiales de la piel para lograr una mayor suavidad. La intervención consiste en introducir una sonda bajo la piel, estimulando la producción de colágeno y provocando un efecto de retracción de la piel.