Diástasis de recto

La diástasis de rectos puede ser causada por una alteración congénita, en la cual la inserción del músculo recto abdominal en los cartílagos costales se lateraliza. Sin embargo, típicamente la diástasis de recto es una patología adquirida, que se relaciona con diferentes condiciones como la edad avanzada, aumento de la presión intraabdominal y el postparto.

Un embarazo gemelar es una de las mayores causas de la aparición de diástasis de rectos, ya que el útero crece demasiado y los músculos no consiguen volver a su sitio original, creando esta separación en la línea alba.

Otras causas pueden ser:

  • El sobrepeso
  • La extra ejercitación de los abdominales: hacer ejercicios abdominales directos puede ayudar a que los músculos se separen.
  • Tos crónica: debido a la presión que se ejerce en el abdomen.
  • Edad: con la edad los músculos se debilitan.
  • Sedentarismo: como hemos indicado antes es importante tener un core ejercitado para que los músculos no se debiliten.
  • Estreñimiento: los esfuerzos para ir al baño pueden aumentar la separación de los músculos.
  • Una mala cicatrización de una cirugía de cesárea: aunque la cicatriz es horizontal en la piel, la apertura interior se hace de manera vertical y una mala cicatrización puede producir diastasis.

La cirugía consiste en reparar la porción debilitada de la línea alba y realizar una reaproximación de los rectos abdominales o la interposición de una malla sintética en el sitio del defecto. Como alternativa la colocación de la malla se puede colocar por vía laparoscópica.